Libre Noticias
Sin categoría

Sin Ovidio, quedan Los Chapitos

ovidio

El Gobierno federal asestó un golpe al Cártel del Pacífico (o de Sinaloa) con la captura de Ovidio Guzmán López, pero esa organización delictiva seguirá operando en el noreste del país y controlando gran parte del tráfico ilícito de fentanilo y otras drogas sintéticas hacia Estados Unidos.

TE PUEDE INTERESAR: Revelan primera foto de Ovidio Guzmán tras recaptura

Falta conocer el nivel de debilitamiento que la captura de Guzmán pueda causar en el cártel, pues sus tres hermanos, conocidos como Los Chapitos, además de otras facciones del cartel, como la que lidera El Mayo Zambada, que nunca ha sido detenido, seguirán al frente de las actividades delictivas.

De acuerdo con un análisis de la consultora Insight Crime, publicado el pasado 23 de diciembre, Los Chapitos: Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Joaquín Guzmán López, Ovidio Guzmán López y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, tuvieron una metamorfosis, al pasar de narcojuniors a heredar el imperio criminal de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, quien fue el máximo líder del Cártel de Sinaloa y ahora purga una condena de cadena perpetua en una prisión de Estados Unidos.

Los Menores, como también se les conoce a los cuatro medios hermanos, instituyeron una nueva forma de “gobernar” a su organización criminal, y a diferencia del tipo de capo que era su padre, ellos tienen una visión hipercapitalista del negocio de las drogas, con prácticas comerciales impuestas a la fuerza y con violencia extrema.

El punto cumbre de la Chapiza, que es otro de sus motes, tuvo como protagonista a Ovidio Guzmán en octubre de 2019, cuando ya había sido detenido por fuerzas federales y liberado por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador, ante las amenazas de los hijos de Guzmán Loera de atacar a civiles.

En podcast especializados en temas militares y de narcotráfico hay entrevistas anónimas a personal del Ejército, que el día del Culiacanazo estaba destacado en Sinaloa y confirman que Los Chapitos amenazaron con atentar contra instalaciones militares, en especial una unidad habitacional donde había decenas de familias de soldados.

Según Insight Crime, los hijos de Guzmán Loera han sabido explotar la liberación de uno de ellos y utilizar el término Chapiza como una amenaza para las autoridades, además de que les ha funcionado como una especie de marketing para ganar adeptos en redes sociales, en especial con los usuarios más jóvenes.

Al continuar sus tres hermanos como principales líderes de esa facción del Cártel de Sinaloa, así como la de Ismael El Mayo Zambada, sin aparentes golpes, y la estructura financiera del cártel intacta, es incierto si, además del impacto mediático, la captura de Ovidio Guzmán, tendrá otras consecuencias.

La detención se dio unos días antes de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegue a México para participar en la Cumbre de Líderes de América del Norte, junto a Andrés Manuel López Obrador y Justin Trudeau, de Canadá.

Durante el Gobierno de Biden se calificó a Los Chapitos como una amenaza para la seguridad nacional y se incrementaron las recompensas por datos para llegar a su captura: cinco millones de dólares por cada uno; en total, 20 millones de dólares por Los Chapitos.

En el caso de Ovidio Guzmán, conocido como El Ratón, una Corte federal de Estados Unidos lo requiere por conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y mariguana, por lo que se solicitará un proceso de extradición.

Para Insight Crime, los hermanos Guzmán se ganaron la calificación de “grandes capos” que les dio EU con ese tipo de recompensa por su captura, debido a que en 2022 lograron “el control de la mayor porción del tráfico de fentanilo y metanfetaminas en el centro y el norte de México, aprovechándose sin piedad de las debilidades de sus rivales y realizando maniobras estratégicas para expandirse”.

Ya sin Ovidio, los tres hijos de Guzmán Loera, que siguen libres, tendrán que librar la guerra interna por el control del Cártel, la cual libran con la facción del Mayo Zambada, así como la defensa de sus territorios contra el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), cuyo gran capo, Nemesio Oseguera, alias Mencho, está libre.

Infografia: Xavier Rodríguez

Posible revancha

Consultado por 24 HORAS, Michael Howarth, académico del Colegio Keystone, la detención de un narcotraficante como Ovidio Guzmán debe poner en alerta a la administración federal, dada la reacción que pueda tener su hermano Iván Archivaldo.

“Estimo que el Gobierno mexicano se dedicó a acelerar la detención del hijo de El Chapo por la filtración del grupo de hackers Guacamaya de archivos del Ejército Mexicano, porque si esa información hubiera caído en manos del crimen, la investigación probablemente se hubiera caído”, dijo.

Destacó que “no sólo la investigación si no también quizá hubieran fallecidos los militares que están infiltrados en la estructura del Cártel”.

EU alerta a ciudadanos

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos emitió una alerta a sus ciudadanos para no viajar a Sinaloa desde la embajada de ese país en la Ciudad de México.

Ned Price, portavoz del Gobierno estadounidense, destacó que “a los estadounidenses que se encuentren en Sinaloa, les recomendamos encarecidamente que estén atentos a las noticias locales, que sigan las instrucciones de emergencia proporcionadas por las autoridades locales y que se inscriban en nuestro programa STEP, el Programa de Inscripción para Viajeros Inteligentes, en nuestro sitio web”.

Reos intentaron escapar de penal

Durante el asedio realizado por el Cártel del Pacífico a la ciudad de Culiacán, tras la captura de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del Chapo, presos del penal de Aguaruto, en esa ciudad, intentaron realizar un motín y fuga masiva.

Sin embargo, el conato fue impedido por las autoridades del estado, informó el secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda.

Lo anterior, luego de que en redes sociales se difundieron videos en los que se observan a policías afuera del penal y columnas de humo que salen de las instalaciones.

Además de escucharse detonaciones de arma dentro del centro de reinserción.

Arrestan al Ratón en medio de sus sicarios

Por: Marco Fragoso

En un operativo encabezado por el Ejército y la Guardia Nacional, fue detenido Ovidio Guzman, El Ratón, hijo de Joaquín, El Chapo Guzman, y una pieza clave en el Cártel del Pacífico o de Sinaloa.

TE PUEDE INTERESAR: Revelan primera foto de Ovidio Guzmán tras recaptura

El operativo y posterior movilización del Cártel del Pacífico dejó un saldo de al menos seis personas muertas, entre ellas un teniente coronel; también se registraron 29 lesionados (21 policías y ocho civiles, así como el despojo de 250 vehículos, de acuerdo al Gobierno de Sinaloa, en un evento que se ha dado por llamar el “Jueves Negro”.

Todo comenzó en la zona de Jesús María, al norte de Culiacán, donde luego de seis meses de labores de inteligencia, elementos militares y de la Guardia identificaron un convoy fuertemente armado, incluyendo vehículos con blindaje artesanal.

De inmediato, procedieron a rodear a los vehículos e intimaron a rendirse a los escoltas de Ovidio Guzman, pues era el hijo del Chapo quien se trasladaba con el dispositivo de seguridad.

De acuerdo al general Luis Cresencio Sandoval, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), los sicarios abrieron fuego contra los elementos militares y de la Guardia, por lo que estos respondieron conforme a la Ley Nacional del Uso de la Fuerza.

En redes sociales circularon diversos videos de disparos realizados con municiones trazadoras desde presuntos helicópteros militares, quienes habrían buscado contener el embate de los sicarios.

Ya con Ovidio en su poder, los militares lo trasladaron en aeronaves hacia la Ciudad de México, donde fue recibido en la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO).

Atrás quedó Culiacán, donde de inmediato el Cártel del Pacífico se movilizó para realizar bloqueos, balaceras y despojo de vehículos, pero sin poder rescatar al hijo del Chapo.

Traslado al Altiplano

Ya en la Ciudad de México, el hijo del Chapo Guzman permaneció en las instalaciones de la FEMDO durante unas horas, para ser puesto a disposición del Ministerio Público federal y determinar su situación jurídica.

Mientras que a las afueras del lugar, vehículos blindados tipo Rhino patrullaban y helicópteros mantenían un dispositivo de vigilancia aérea.

Finalmente, por la tarde el detenido fue trasladado al penal del Altiplano, donde alguna vez estuvo recluido (y se fugara) su propio padre.

Además de los cargos que enfrenta en México, Ovidio es requerido por el Gobierno de Estados Unidos, acusado de conspiración para traficar cocaína, metanfetaminas y mariguana entre los años de 2008 a 2018.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard aseguró ayer que no se realizará una extradición exprés a los Estados Unidos.

“No podríamos extraditarlo o proceder a extraditarlo en estas circunstancias el día de hoy o mañana o pasado. No se podría. Tenemos que cumplir las formalidades que la ley nos impone”, aseguró.

El hijo del líder del Cártel de Sinaloa ya había sido capturado el 17 de octubre de 2019 por elementos del Ejército, pero fue liberado luego de la presión del cártel sobre Culiacán, evento ahora recordado como el Culiacanazo.

LEG

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Shakira tendrá su propia exposición interactiva en el Grammy Museum

Libre Noticias

¡Lo está viviendo! Alexis Vega rompe en llanto durante el Himno Nacional

Libre Noticias

Sheinbaum inagura Pilares “Ratón Macías” en la Cuauhtémoc; acercará boxeo a y deporte a jóvenes

Libre Noticias